• El dolor de las expectativas no cumplidas.

    Todos tenemos deseos de cosas que queremos obtener y logros que queremos realizar, y sin embargo, sin darnos cuenta nos zambullimos en ellos cruzando la frágil línea que separa el sano deseo convirtiéndolo en expectativas. Es un límite muy tenue, donde nuestro deseo queda transformado al dejarnos llevar por nuestras creencias, creando una matriz, una idea, un “cómo debería ser” esa realidad. Visualizamos, y nos hacemos la película mental completa del cómo, del cuándo, y del donde, para obtener lo que deseamos. Es natural que soñemos y nos imaginemos aquello que queremos y que nos apasiona, y entonces, vamos por ello. Fijamos nuestra atención en un resultado determinado, forjarnos una…

Ir a WhatsApp
Hola soy Jocy ...
¿Cómo puedo ayudarte hoy?