fbpx
Artículos

Dejar de reaccionar y responder desde tu paz

Aquí comparto contigo una técnica para dejar de reaccionar. Reaccionar en vez de responder, es lo que nos trae sufrimiento y ya veremos porqué:

¿Te has preguntado cómo hacer para romper tus hábitos de reacción y hacer las cosas de otra manera?. ¿Te has fijado que la mayoría de tus respuestas son el producto de una reacción y no de una decisión consciente?. Acostúmbrate a responder, no a reaccionar. La diferencia es que al responder estás en paz. Si estás en paz, obtendrás otra respuesta desde la paz.

Voy a compartir contigo una técnica sencilla que te permitirá estar en control de tus emociones y no que tus emociones sean quienes te gobiernen. Vas a aprender a dejar de actuar desde la rabia, el miedo, el enfado etc.
Ya sabes que eres el creador de tu realidad, pero ¿sabías que si reaccionas de una manera diferente a la habitual, ante una determinada situación, es porque ha ocurrido un cambio en ti? ahora bien ¿cómo hacer ese cambio? ¿Cómo dejar de reaccionar y responder de manera distinta?.

Si tus respuestas ante una situación ahora son diferentes, también tu realidad será distinta. Tómate una pausa antes de reaccionar.

Vamos a profundizar…

Escogiendo tu reacción es como creas tu realidad. Escogiendo como reacciones estás creando el siguiente paso para tu próxima experiencia. Cada reacción se convierte en la causa creando una nueva situación que será el efecto. Por lo tanto, si cambias tu reacción, el efecto será distinto.

Puede que siempre reacciones de la misma manera ante una persona que te grita porque así aprendiste a defenderte y eso se tornó en una respuesta automática, y ahora cada vez que alguien te grita, te enfureces y le respondes gritando. Y siempre obtienes el mismo resultado, tu vibración baja, te pones de mal humor y pasas un mal rato. También pasan otras cosas que tal vez no estés tan consciente de ellas, como atraer más situaciones que igualan tu baja vibración, porque tu realidad se construye a base de vibraciones compatibles.

Entonces ¿cómo cambiamos nuestras respuestas automáticas?. ¿Podemos dejar de reaccionar? Si, puedes cambiar tus respuestas y tu vida cambiará en todos los aspectos. Tú no eres la víctima de ti mismo ni de tus programas de respuestas automáticas, no, tú puedes escoger tus acciones. No eres una víctima, eres el creador incluso de esas reacciones espontaneas y aparentemente sin control que salen de ti y para eso compartiré una herramienta que te resultará  muy útil.
Solo quítate la idea de que tú no escoges y que todo es automático.

Tú eres un seleccionador de respuestas, solo que cuando no estás alerta, es cuando reaccionas sin pensar, mecánicamente.

Tú siempre escoges, por ejemplo, si se te cayo un vaso de agua al suelo, escoges si lo limpias y te ríes alegremente de ti o te dices a ti mismo lo torpe que has sido y te molestas. Siempre escoges tus reacciones por muy involuntarias que parezcan.  Constantemente escoges si quieres vivir una situación desde el amor o desde el miedo.
Escoges si quieres sentir emociones fuertes o quizás quieres sentir paz. No olvidemos que somos adictos a las emociones fuertes y al drama,  porque estas nos hacen sentir vivos, estas nos hacen sentirnos importantes, etc

Es cierto que no planeamos conscientemente cada reacción. Las reacciones son aprendidas y quedan registradas de una cierta manera en nuestros circuitos neuronales. Por eso se vuelven automáticas, para facilitarnos la vida. Pero no siempre nos facilitan la vida y sucede que después de reaccionar de cierta manera,  puede que nos arrepintamos.  Pero eso lo puedes cambiar tomando conciencia y volviendo a decidir cómo quieres actuar, y que resultado es el que quieres obtener. Para lograrlo te enseñaré un truco que cambiará tus reacciones automáticas.

Cuando piensas o cuando tienes en tu vida una respuesta habitual, una reacción que siempre es la misma, por ejemplo si se te cae un vaso de agua al suelo,  generalmente te molestas y te dices cosas como que torpe he sido y mucho más; puedes decirte cuando sientas la molestia : “estoy tentado a molestarme” “estoy tentado a criticarme” “estoy tentado a estar furioso” “estoy tentado a ponerme de mal humor” “estoy tentado a verme como torpe” lo que sea que te esté ocurriendo o lo que sea que estés sintiendo, le agregas antes las palabras “estoy tentado a” y el efecto que hace es sorprendente porque literalmente requiere que uses otra parte de tu cerebro y no la parte automática de él, de modo que inmediatamente ese solo hecho, cambiará tu experiencia. Te da un respiro justo antes de que reacciones. Es una manera de practicar la pausa. Pausas antes de juzgar. Pausas antes de asumir. Pausa antes de acusar. Haz una pausa cada vez que estés a punto de reaccionar con dureza, y evitarás hacer y decir cosas que luego lamentarás.

“Me siento tentado a enfadarme” “estoy tentado a estar preocupado” “estoy tentado a asustarme” “estoy tentado a pensar en el futuro” te abre a una nueva opción; a escoger en vez de estar en automático. Ese es tu poder, y tu poder es que a cada instante elijas en vez de andar dormido. Cuando te dices “estoy tentado a” es en ese instante que se te abren las posibilidades, puedes escoger lo que resulte mejor para ti. Tú poder es poder seleccionar lo que prefieres , eso es hacer uso de tu libre albedrío. Mientras estés actuando desde tu programación, no tienes ningún libre albedrío, estás a merced de lo viejo, aprendido y muchas veces inútil. Estás dentro del ciclo de repeticiones y nada nuevo puede ocurrir.

En el momento que decidas no molestarte por haber tirado el vaso de agua y reírte de ti mismo limpiándolo alegremente, en ese momento dejaste de seguir una programación. Allí rompiste un patrón de reacción establecido por ti y vuelves a crear una nueva forma de respuesta ante esa situación u otra que se le parezca.

Esta herramienta la puedes aplicar ante cualquier situación,  y de esta manera estás “deshaciendo el molde”. Lo puedes aplicar ante lo que te produzca miedo, preocupación, molestia etc. Al cambiar el patrón automático, la situación no te volverá a producir miedo, o preocupación, pero para ello tienes que cambiar tus respuestas, accionar, responder de manera distinta.
Si estoy tentado a enfadarme, no estoy enfadado, todavía puedo decidir si enfadarme o no. Si estoy tentado a sentir temor, aun puedo decidir no sentirlo. Rompo el hábito de reaccionar y decido mis respuestas.

Esto lo puedes aplicar en las relaciones laborales, con todas tus relaciones, con tu pareja o con tus hijos. Esta herramienta te permite dejar el hábito a actuar de manera impulsiva. Utilízala para todo durante un lapso de tiempo, mientras más la utilices, más avanzas en  desprogramarte.
Cuando estás aplicando esta herramienta, en ese instante va a surgir una de estas posibilidades que podría ser, ¿Qué tal si me siento tentado a ser amable conmigo mismo? ¿Qué tal si me siento tentado a ver la situación con los ojos del amor? Eso haría el gran cambio y romperías un patrón de conducta.
Solo tienes que agregar “estoy tentado a” ante cualquier situación, la que sea. Si estás en una cita con alguien “estoy tentado a pensar en el futuro ahora” “estoy tentado a mostrarme de una manera distinta a como habitualmente soy” etc.

Esta práctica inmediatamente cambiará tu experiencia, no tienes idea cuanto. Te empoderas al poder decidir tus respuestas en vez de reaccionar. Te remueves a ti mismo de la energía densa de tus programas  y asciendes a una nueva manera de vivir desde tu consciencia.
Tú eres quien elige, te vuelves a convertir deliberadamente en el dueño de tus elecciones, rompes los viejos mecanismos mentales y creas otros nuevos más acordes con la realidad que deseas experimentar.

El primer paso hacia la paz es dejar de reaccionar. Es tan simple y no nos damos cuenta de ello, preferimos tener la razón o la última palabra.

Responder, no es reaccionar, es tomar acción sin juicio y eso te trae paz, pero cuando reaccionas la pierdes.

Puedes deshacer esos patrones de conducta volviendo a escoger cuál es tu verdad en este momento y que es lo que deseas sentir, vivir, y salir del modo acción=reacción  Si lo haces, estás controlando tu destino.
Nosotros creamos nuestras experiencias y las reforzamos una y otra vez porque siempre reaccionamos de la misma manera. Hazte consciente, vuelve a escoger y responde de distinta manera.. Eso creará el cambio en ti y en tu vida.
Tú puedes escoger vivir tu realidad como una víctima de ti mismo o como un potente creador.

En cada instante estás decidiendo si fluir o reaccionar, si resistir o permitir, en tu decisión está la diferencia de tu experiencia.

Gracias

Te amo

Jocelyne Ramniceanu

23 Comentarios

Responder a Aura Lewis Cancelar la respuesta

Acceder

Oferta en nuestro

curso online ho´oponopo

Antes 24,5$

Ahora 11.99$

Últimos días !!!

¿Esta seguro que desea salir?

Ir a WhatsApp
Hola soy Jocy ...
¿Cómo puedo ayudarte hoy?