• El miedo, como soltarlo cambiando las creencias.

    El miedo es solo una creencia que se activa. Querido amigo, en este corto escrito no pretendo profundizar en el vasto tema de los miedos pero si procuro traer un poco de luz en cuanto a nuestra constante actitud de mantenernos a la defensiva o reaccionando y cómo parar de hacerlo. Cuando estamos a la defensiva es porque lo que sentimos internamente es miedo. Cuando reaccionamos es porque nos sentimos amenazados. Te invito a hacer un pequeño ejercicio de observación, y quiero que te detengas un instante y le prestes atención a todas las acciones que realizas en un día cualquiera. Tómate unos segundos… Y mientras observas, te pido que…

  • Juzgar u Observar, conoce la diferencia

    Juzgar y qué es lo que ocurre cuando juzgamos. Querido lector; quiero hablarte acerca de una actividad constante que realiza nuestra mente: Toda situación, todo evento, toda relación es neutra por naturaleza y carece de significado; pero nosotros no lo vemos así, no las percibimos neutras.  A todo le otorgamos significado según nuestras creencias y entonces eso determinará el efecto que recibiremos. No hay nada correcto o equivocado, malo o bueno, eres tú quién le da el significado, todo es neutro. Por ejemplo si alguien te grita o te insulta no significa realmente nada, son simples palabras y ruido a menos que tú te sientas ofendido o insultado ¿cierto?. El…

  • La muerte no existe. A los que perdieron a un ser querido.

    Querido amigo, amiga, hoy quiero compartir contigo un vídeo sobre la muerte que realicé, dedicado a todas las personas que han perdido a un ser querido. La finalidad de este vídeo es traer consuelo y esperanza. La muerte es solo un paso, la continuación de la existencia y una experiencia evolutiva, y no como el fin de la vida como la gente cree. La mayoría de ustedes, al igual que a mi, en algún momento nos ha pasado que le hemos temido a la muerte, tanto por desconocimiento como porque así se nos enseño desde muy pequeños. Pero la muerte no es nada terrible para el que se va, todo lo contrario.…

  • Creencias que te quitan la paz y cómo cambiarlas.

    La única causa de nuestra infelicidad no se encuentra en el mundo exterior. La tenemos insertada en nuestra propia psiquis, forma parte de nuestras creencias y aunque podamos inventar tantísimas escusas que nos impiden ser o hacer; siempre encontraremos justificaciones procedentes del afuera para justificar esa infelicidad. ¿Qué son las creencias? Todo, absolutamente todo pasa por el filtro de nuestras creencias. Una creencia es un pensamiento que sigues pensando. Nuestra vida y todas las experiencias se rigen desde la óptica de nuestras creencias. Todo lo que vemos y sentimos al observar a las personas y al mundo, es el producto de nuestras creencias, que crean sentimientos y pensamientos acerca de…

  • Apego, dependencia o amor, descubre si amas.

    El apego no es amor, es cierto que cuando amamos deseamos compartir más tiempo con la persona objeto de nuestro afecto, pero el amor también es libertad, es estar alegres de que el ser que amamos está bien aunque no esté a nuestro lado. Nos alegra saber que él o ella no son seres necesitados al igual que nosotros tampoco lo somos.

  • Vivir en abundancia

    Es importante para comenzar a ser abundante, dejar de colocar la atención en lo que te falta y simultáneamente apreciar y agradecer aquello que ya tienes. Es necesario que sepas que aun cuando no veas reflejada en tu realidad la abundancia, al apreciar y al agradecer todo lo que ya tienes, puedes tener la certeza de que aquello que no es visible ahora, ya está en camino hacia ti…

  • Vaciándonos

    Recuerdo a mi abuela cuando aún era una niña como esmeradamente me enseñaba a guardar minuciosamente los objetos, las tazas de té para ocasiones especiales, la vajilla de lujo, los candelabros y pequeñas joyas que jamás utilizó. El dinero lo envolvía en un pañuelo y lo escondía, y con mucha paciencia me explicaba que tenía que ahorrar para el futuro, quien sabe, tal vez una enfermedad, una pérdida, lo iba a necesitar. Pero también guardaba objetos que nunca usaba, reliquias que logró rescatar de la inclemencia de los años, de su mamá, abuela y recuerdos familiares. Todas estas cosas llenaban sus armarios. Era imposible aventurarse en ellos. Era como prepararse…

  • El dolor de las expectativas no cumplidas.

    Todos tenemos deseos de cosas que queremos obtener y logros que queremos realizar, y sin embargo, sin darnos cuenta nos zambullimos en ellos cruzando la frágil línea que separa el sano deseo convirtiéndolo en expectativas. Es un límite muy tenue, donde nuestro deseo queda transformado al dejarnos llevar por nuestras creencias, creando una matriz, una idea, un “cómo debería ser” esa realidad. Visualizamos, y nos hacemos la película mental completa del cómo, del cuándo, y del donde, para obtener lo que deseamos. Es natural que soñemos y nos imaginemos aquello que queremos y que nos apasiona, y entonces, vamos por ello. Fijamos nuestra atención en un resultado determinado, forjarnos una…

  • Atrapada en mis creencias

    Recientemente me sentí atrapada por los sucesos que estaban ocurriendo en mi país y en consecuencia, estuve experimentando una buena dosis de ira, y desesperanza. Olvidé por completo durante un lapso de tiempo que la causa de todo lo que yo percibía estaba dentro de mí. Olvidé que la versión de la realidad que yo estaba viviendo, no tenía nada que ver con el mundo sino con mis creencias acerca de él, de mi país y de sus dirigentes. Olvidé también que nada de lo que estuviese ocurriendo en el mundo, tenía significado alguno; el único significado era el que yo le estaba dando. Nada, realmente nada tiene significado, el…

  • El diálogo interior

    Cuando pasamos un largo período de tiempo sin hablar con otra persona, nos podemos percatar que tenemos diálogos muy intensos con nosotros mismos. Estos diálogos existen y están presentes continuamente pero no siempre nos damos cuenta de su presencia y magnitud. Cuando asistí hace ya varios años a un curso de meditación Vipassana, permanecí 10 días en silencio, sin hablar con ninguno de los participantes, era parte de las reglas. Durante esos días mi diálogo interno no paró ni un segundo y parecía que usaba altavoces. Era una lucha aguerrida entre dos oponentes, uno por quedarse y completar el curso según lo acordado y el otro por abandonar el lugar…

Ir a WhatsApp
Hola soy Jocy ...
¿Cómo puedo ayudarte hoy?