Artículos

Apreciación es la clave para cambiar tu vida

El estado de apreciación puede transformar tu día.

¿Cuantos horas pasas sin sentir apreciación por nada, cuantos días pasas sin apreciar?.

Generalmente pasamos nuestros días sin grandes cambios y la mayor parte del tiempo andamos como dormidos, en automático, sin saber cómo hacer para que nuestra realidad mejore y se torne más apacible; tengamos menos preocupaciones, y podamos vivir más alegres. ¿Cuántos de nosotros pasamos cada día sólo para llegar al siguiente postergando el día que finalmente nos permita vivir y compartir y ser y hacer todo lo que deseamos hacer?

Nuestros días pasan de manera monótona porque algo nos falta y raras veces nos detenemos a apreciar lo que ya está en nuestra vida. Nos falta agregarle ese pequeño ingrediente tan importante que podría hacer la gran diferencia. Desconocemos el alcance que tiene el estar en estado de apreciación en vez de andar quejándonos y malhumorados. La apreciación es la fórmula mágica que probablemente hemos estado buscando y no nos hemos dado cuenta de lo sencillo que es.

Puede que nos digamos que no tenemos nada que apreciar, que nuestra vida está llena de obstáculos y problemas y apenas salimos de uno entramos en otro. Tal vez así sea, pero ¿qué tal si te dijera que la solución y la salida es precisamente comenzar a apreciar?. ¿Qué tal si te pudiese asegurar que cuando tú realizas el cambio, este afecta a todo tu entorno y entonces tu entorno se transforma?.

¿Cómo comenzamos a apreciar?

Apreciar es decirle sí a todo. Cuando apreciamos lo externo, intrínsecamente, nos estamos incluyendo, ya que esto va en ambos sentidos. La apreciación es un sentimiento que parte de nosotros, sale de nuestro interior y por lo tanto nos beneficiamos porque lo sentimos. Pero además de la sensación agradable que nos produce, tiene un gran poder en nuestra vida. La apreciación y el amor son las herramientas más importantes para nutrirnos pero también tienen el poder de transformar nuestra realidad.

Apreciar tiene el mismo valor que ser agradecido, ambos son hermanos en el camino ascendente hacia la paz y la alegría interior. Digo ascendente porque tienen la virtud de subir nuestra vibración. Los sentimientos que suben nuestra vibración y atraen más sensaciones de bienestar son el agradecimiento, la apreciación y el amor.

Cuando apreciamos algo o a alguien, al igual que cuando estamos agradecidos, nuestra energía vibratoria cambia y se eleva. Los pensamientos oscuros, las preocupaciones y la ansiedad se desvanecen y transmutan cuando nuestro foco de atención se traslada a aquello que nos hace sentir amor, afecto, aprecio, agradecimiento y aceptación. Las contrariedades quedan disueltas y nuestro estado interno cambia.

En el diario vivir, a menudo se nos presentan situaciones que nos provocan ira, tristeza, temor, enojo, pero está en nuestras manos hacer el cambio y percibirlas de otra manera. Es una decisión mirar cada situación con distintos ojos y en el caso de que esto nos resulte difícil, evitar que lo negativo sea nuestro principal foco de atención.  Estamos acostumbrados a notar lo feo y desagradable a cada instante porque así es nuestra programación. El gran reto es encontrar lo hermoso y sublime en cada experiencia del día, sin que importe cual sea su desenlace.

Si le decimos a los cambios, a las sorpresas y a los eventos inesperados: comenzaremos a apreciar la perfección en todo.

Si quieres mejorar tu realidad no debes de enfocarte en lo que anda mal,  o lo que te falta, céntrate en lo que puedas apreciar, busca en cada detalle y lo encontrarás. El deseo por lo que no tienes, lo que te falta, reduce el agradecimiento y la apreciación  por lo que si tienes y este pasa a un segundo plano. El que se obsesiona con lo que busca se olvida en apreciar lo que YA posee. Cuando estás en el estado de apreciación no puedes simultáneamente estar mirando lo que está mal, lo que careces o quejándote, eso desaparece de tu realidad.

La apreciación es una decisión

Podemos vivir la vida con la determinación de ver lo que está bien y dejar de prestarle tanta atención a lo que anda mal para apreciar más. Esto nos garantiza una vida más placentera, amorosa y alegre. Como ya sabes, tú eres quién crea tu realidad a partir de tus pensamientos, sentimientos y acciones; entonces ¿te imaginas como sería tu realidad si apreciaras más y juzgaras menos?

Son nuestras creencias las que nos hacen pensar que seríamos indolentes si no le prestáramos atención a las situaciones caóticas. Esto estaría bien si tú no supieras que tú eres el creador de tu realidad. Entonces ¿qué realidad estarías creando?

Debemos enfocarnos en apreciar, en vez de criticar lo que nos rodea y culparlo de nuestro descontento aunque encontremos justificadas razones para hacerlo. Cuando dejamos de criticar y de juzgar, se vuelve muy fácil apreciar. Apreciar es vivir en el presente aceptando las cosas tal como son y cuando esto sucede, se genera el cambio, y no cuando reaccionamos. Cuando reaccionamos creamos más de lo mismo.

La apreciación abre la puerta de nuestra consciencia y nos permite ver más allá, porque la mente que piensa, la mente que opina y juzga queda por fuera.

La energía de la apreciación es benevolente y mientras más apreciemos, más veremos cambios y más generosa se tornará nuestra vida.

¿Sabes que el universo te devuelve todo aquello que sale de ti?. La vida es como una pantalla gigante donde tu mente se proyecta. Primero crees, piensas, y sientes y luego experimentas de acuerdo a ello.

La vida te regala de vuelta todo lo que tú le entregas. A veces necesitamos conocer lo desagradable para poder aprender a apreciar. A veces necesitamos el contraste para apreciar lo que tenemos o tuvimos. ¿Has oído esa expresión que dice “éramos felices pero no lo sabíamos”? Todo en la vida es un regalo, y cuando llegas a comprender esto, te mantendrás en un estado de continua apreciación.

Es tan fácil que nos consuman nuestras metas en detrimento de otros aspectos de nuestra vida y nos olvidemos de apreciar lo que tenemos. ¿Cuántos de nosotros posponemos vivir porque estamos muy ocupados tratando de ponernos al día?. Eso de “vivir por el mañana” nos aleja del disfrute del ahora.

La apreciación es una acción, es algo que podemos hacer en cualquier instante, no toma más que eso, una decisión. Eso es todo lo que requiere y produce cambios en tu día a día.

Si observamos atentamente, encontraremos que la raíz de todo lo bueno que nos sucede tiene su origen en la apreciación. Cuando aprecias te abres a recibir lo semejante a tu vibración. Apreciar es valorar. Según el diccionario significa, reconocer el valor, el mérito o las cualidades de una persona o cosa. Es decirle Si a todo. Y cuando le dices si a todo, el universo se vuelve complaciente. Cada vez que aprecias, en el lenguaje energético le estás diciendo al universo  “DAME MÁS RAZONES PARA APRECIAR POR FAVOR” y él te obedece enviándote más razones que te alegren para que sigas apreciando. Así es como funciona. Mientras más alegrías tengas más rápido tus circunstancias mejorarán. Todo comienza desde adentro y luego lo verás reflejado en tu mundo. La vida es cómo un búmerang que te devuelve todo lo que sale de ti.

La alegría y la felicidad no vienen dadas por recibir algo que no tenemos sino por nuestro estado de apreciación. Aumenta tu apreciación, amando y apreciando incluso a la enfermedad porque ella es la portadora de un mensaje que pide cambio, y su propósito es avisar.

Para estar en paz hay que soltar lo que se fue, apreciar lo que queda y abrirnos a lo que vendrá. Acepta lo que llega a ti, totalmente y por completo, de modo que puedas apreciarlo y aprender de ello y luego dejarlo ir.

Apréciate por lo que eres no por quién deberías ser. Cualquier cosa que haya ocurrido, mira atrás apreciando la experiencia. Aprecia todo lo que tienes, no dejes que el tiempo te haga apreciar lo que tuviste. Tus padres y tus hijos seguramente te han dado cantidad de razones para apreciarlos, enfócate en eso.

  • Casi siempre lo significante se esconde dentro de lo que parece insignificante. Así que si quieres sentirte feliz, alegre, y en paz, entonces aprecia todo lo que se encuentra frente a ti, espera menos, y evita juzgar dejando de lado cualquier expectativa.
  • Si te resulta difícil apreciar algo, recuerda tan solo eliminar el juicio. La capacidad de apreciar todo incluyendo los opuestos y las diferencias, permite verlo todo como una unidad en vez de ver separación y produce paz.
  • No cargues en tu equipaje el peso de incidentes pasados por los que te resientes o sientes culpa, en cambio llena ese lugar con perdón, apreciación y amor. ¿Si tú no te aprecias como puedes esperar apreciación? Aprecia el ser único que eres en vez de compararte con otros y desvalorarte.

La apreciación y el amor propio son las herramientas más importantes que puedes alimentar. La apreciación hacia los demás, y la apreciación hacia ti mismo son la vibración energética más elevada y cercana a la energía de la fuente.

La vida es una paradoja. Si quieres ser amado, da amor. Si quieres apreciación,..

El amor crece en el jardín de la apreciación. Enfócate en la apreciación, y en la gratitud, y verás cómo tu experiencia se torna abundante en amor y en más situaciones positivas.

La persona más feliz en el mundo es aquella que aprecia constantemente.

Te amo

Jocelyne Ramniceanu

8 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Esta seguro que desea salir?

Ir a WhatsApp
Hola soy Jocy ...
¿Cómo puedo ayudarte hoy?